Sobre la Mesa

Comer a la mediterránea. Una cuestión de equilibrio y consecuencia, que además de dejarte un buen sabor de boca, te dibuja una sonrisa. ¿Y sabes qué es lo mejor? ¡Lo quieres, lo tienes! Muy a mano, cerca. Lo que dan, aquí y ahora, el mar y la tierra. Basta con respetar la estacionalidad, fijarnos en las recetas de nuestra tradición gastronómica, y ponerlas al día con sensatez.

Comer a la mediterránea. Una cuestión de equilibrio y consecuencia, que además de dejarte un buen sabor de boca, te dibuja una sonrisa. ¿Y sabes qué es lo mejor? ¡Lo quieres, lo tienes! Muy a mano, cerca. Lo que dan, aquí y ahora, el mar y la tierra. Basta con respetar la estacionalidad, fijarnos en las recetas de nuestra tradición gastronómica, y ponerlas al día con sensatez.